miércoles, 21 de octubre de 2009

Relación X


Ya después de varios años aún no puedo calificar la relación que tengo con ella. Definitivamente no soy su amigo de tertulias, no soy el personaje que ella se imaginaría si le dijera que en menos de un segundo nombrara a un amigo, en definitiva existe entre ella y yo una relación algo extraña, una relación que trato de buscar nombre, que trato de encontrarle un adjetivo pero aún no lo hallo. Lo que puedo decir es que ella es mi ex amor, una ex compañera, una ex confidente, una ex amiga, muchos ex que creo de los cuales queda alguno en el tintero. Ella fue por mucho tiempo mi enamorada, una larga relación que tuvo siempre más altos que bajos y que llegó a un estrepitoso final. Aún teniendo ese aparatoso final, nunca dejamos de saber de nosotros, supe que estuvo con un chico, que el idilio amoroso le duró un tiempo, supe que todo eso acabó, y que sigue su vida sola. A veces mí acelerada vida de fines de semana, que supongo supo las tendría, hacía que no tuviera noticias de ella y que tampoco me preocupara por tenerlas, me preocupé más en remediar mis domingos, esos domingos en los que todo giraba por ella, en los que el minutero del reloj colgado la pared de su sala se aceleraba de una manera loca y no teníamos tiempo para nada, no me daba el tiempo para decirle todo lo que la quería.

Ahora de vez en cuando nos encontramos. Lo que me gusta cuando conversamos, es que puedo ser como fui y como soy, puedo ser tal y como quiero ser, no tengo esa pequeña carga cuando salgo con alguien, una carga de caerle bien, de encajar cada palabra para que salga una frase interesante o que parezca interesante, con ella no trato de hacerlo, ella sabe lo que soy y creo que me conoce más que cualquier otra chica.

Ese día que la vi, llegó a la cafetería como antes, buscándome entre todos los rostros que había dentro, cuando me vio sonrió, yo también lo hice, no la veía después de mucho tiempo, su sonrisa y rostros seguían siendo los mismos, nuestras conversaciones eran más relajadas, en un momento me preguntó porque la miraba tanto, no sé, quizás la miraba dándome esa pausa que hace mucho tiempo no la tenía mirándola fijamente a los ojos.

Sé que ambos no somos los mismos de hace años, no somos los chiquillos que caminaban de la mano en los pasadizos de la Católica. Tanto ella como yo hemos pasado pasajes amorosos que creo nos han cambiado.

Creo que la relación X que tenemos siempre seguirá, quizás un hola por el MSN, un correo, un comentario en el face, un mensaje de texto o una llamada, será suficiente para que nos haga saber que por más que nos separemos o desaparezcamos por un tiempo, habrá un lazo medio extraño que nos unirá.

En albores de un 31 de octubre, pediría a alguna bruja, que sus encantos ronden esta noche del 31 como lo hizo hace dos años.
Foto: De hace millones de años en los jardines de mi universidad.

sábado, 10 de octubre de 2009

Ahora de destinatario.

Siempre que acaba un episodio en tu vida, quedan residuos, quedan pequeños puntos imborrables de lo que fueron unos momentos excepcionales con la otra persona. Te quedan huellas palpables de lo que ella sintió por ti, o lo que creyó sentir. Lees y relees sus cartas después de un tiempo de acabado tu idilio, imaginas como se sentó en una computadora y con cada latir de su corazón te escribió, que cada palabra la sintió.

Esta es una carta que me enviaron hace algunos meses, escrita por la chica que podía hacerme sentir todo, una chica que me gustó y aún me gusta a pesar que ya no la veo ni sé de ella. Quizás la ventaja de ella es que aún sin saber de mí puede pasar por este espacio y saber que sigo vivo y que sigo conjugando cada palabra, sigo formando textos y sigo por momentos pensando en ella.

Y aún sin saber de ella, creo que por momentos la imagen de nosotros se le aparece como un Déjà vu, porque sé que las cartas que le regalé aun posadas en su mesa noche las leerá como yo leo esta carta cuando tengo alguna oportunidad.

No sé cómo ni cuándo pasó....trato de recordar una y otra vez desde cuando hay esa atracción fatal que a veces me quita el sueño, o las ganas de comer o incluso hasta ponerme melancólica por no poder verte...incluso frívola ante esta situación porque es una manera de protegerme antes tantos sentimientos que nunca podría sentir con otra persona, incluso ni con mi enamorado.

Yo que siempre era la persona mas anti falsedades contra tu pareja, solía mirar mal a las que lo hacían, a las que gozaban teniendo algo oculto en lo más oscuro....y como da la vida vueltas como dicen nunca escupas al cielo que te puede caer....ahora comprendo que difícil es tener algo así, pero que a la vez se vuelve en lo más bonito, lo más increíble y extraordinario que alguien puede vivir....incluso lo prohibido y lascivo se convierte en lo más sublime de la tierra.

¿Por qué me haces sentir tan especial? ¿Por qué me tratas como si fuera la única en el mundo?
Eso es lo peor o mejor, me siento tan bien a tu lado, la forma como me engríes, como me haces sonreír, a pesar de lo molesta que este siempre me sacas una sonrisa en los momentos mas inesperados, incluso robas un beso de mis labios que no pueden resistirse a no tocarte o besarte......sólo con tu presencia obligas que mi piel solo quiera sentir un solo roce de la tuya....y no se como lo logras, tanto así que donde esté, que normalmente es lejos, con solo cerrar mis ojos logre sentirte recorriendo mi piel o mis labios.

¿Qué estas causando en mí? Te digo que causas de todo de tristeza hasta la más eufórica alegría, de la más profunda soledad a sentirme la más solicitada en ese momento con tus llamadas o mensajes, de sentirme que tengo todo bajo control hasta querer verte con locura y saber de ti en el momento que lo solicito. Muchas cosas más pero sólo resumo todo lo que hay ahora en mí.

Obvio que también tengo muchas confusiones, de querer hacer todo correcto pero también de mandar todo lejos y estar tranquila, pero a veces no puedo, al menos lo que siento es que debo hacer las cosas bien y con paciencia.......siento mucho que a veces no puedas comprender esto pero espero que confíes en mi y puedas seguir mis pasos. Sé que soy egoísta al pedirte esto pero no te pido mucho si lo miras de esta forma, seguir contigo, abrazarte y besarte y engreírte hasta que tú también decidas lo contrario.

¿Sabes? Siempre cargo conmigo en mi maleta lo que un día escribiste sobre el día de tu boda, pensando que también algún día podría ser la protagonista y si no lo soy nunca al menos pensarlo y soñarlo.........pero recuerda que si no soy la novia al menos seré la madrina, será otro motivo para estar cerca de ti.

Te quiero y mucho

No creo que sea la madrina de mi matrimonio, tampoco que la invitaré, ni siquiera le pasaré la voz. Mejor que se quede con las imágenes que se le vienen a la cabeza con el escrito que le regalé, y siempre piense que ella es la protagonista.





Lejos de ti - Gianmarco