jueves, 28 de junio de 2007

Pequeño Mundo

Estaba en la universidad y mi vida transcurría entre salidas nocturnas y algún encuentro fugas con alguna chica, porque aun no quería perder esa libertad que he vuelto a recuperar. Desde que entre a la universidad conocí a un amigo muy buen onda, sincero, y muy divertido, con el que pasamos muchas borracheras y momentos recordables junto a mi grupo inseparable de letras.

Compartía las horas de estudio en la universidad, con horas de estudio en el ICPNA. Ahí conocí muchas chicas y patas y a la vez descubrí, que si no tienes la menor idea que estudiar y tus viejos friegan diles que vas a estudiar ingles. Era impresionante como muchos de los chicos iban a perder el tiempo, solo tenían que estudiar dos horas al día y sin embargo faltaban, el colmo de los colmos.

En uno de mis pasos por básico conocí a una chica que siempre me sorprendía de las cosas que hacia, un momento estaba sentada tranquila y el otro estaba mirando al profesor de salón contiguo o llegando tarde al salón, siempre inquieta de un lado al otro. Algo me atraía de ella, no puedo explicarlo, seguro ese espíritu loco y movedizo o su sonrisa al mirarme.
Nunca entablamos una conversación larga ni hicimos las clásicas salidas al cine o a comer algo, típica rutina cuando te quieres ligar a una chica. Nunca salimos a tomar el mismo carro después de clase, ni nunca nos sentamos juntos, sin embargo nos conocíamos, no era la gran amistad pero siempre era un hola y una que otra broma insinuante.

Después de acabar ese básico, unos compañeros incluido ella me invitaron a lo que seria una pequeña chupeta, la verdad no recuerdo la cara de los chicos presentes, pero si recuerdo que estuvimos en un parque tomando algo que contenía licor, tampoco recuerdo que bebida era, pero fácil una de esas bebidas, que ya pasado el tiempo te preguntas ¿Como pude tomar esa cosa?

Acabamos de tomar la dicha cosa, y todos nos decidimos ir; para mi sorpresa la chica de la que les hablo tomaba el mismo carro que yo, y nos enrumbamos a la casa en aquel carro amarillo conocido por la multitud como la 19.
En el camino algo paso, ella se sentó junto a mi, yo envolví mi brazo sobre su espalda, ella se recostó más, y volteo su rostro hacia a mi y la llegada de un beso era inevitable. Fue un beso muy largo en los que quieres que no acaben para no tener las torpes preguntas pos, lo bueno y rescatable fue que no acabo hasta llegar a mi destino, que era el más cercano, intercambiamos teléfonos y correos, para que luego de algunas conversaciones y encontrarnos nuevamente con el mismo resultado de besos y caricias, alejarnos sin más ni más.

Luego de meses, después de dejar el icpna y de salir de la facultad de letras y entrar a la de comunicaciones (de la cual el jueves me gradúo) converse nuevamente con el amigo que les hable al principio. En realidad no nos veíamos hace tiempo y no sabíamos nada de nuestras vidas, conversamos, me contó que tenía enamorada y que la había conocido en el icpna (si pues ahí conoces varias chicas) que era blancona de pelo castaño (bueno hay varias chicas blancotas de cabello castaño) que vivía en la Victoria (ya me preocupó) y que se llama … (maldita sea) al momento pensé que tan pequeño puede ser el mundo, un momento estas besando a una chica y al otro es misma chica es la enamorada de tu amigo. Le tuve que decir lo que algún momento paso entre su ahora enamorada y yo, fue extraño, pero llegaron a superarlo, es mas alguna ves nos reunimos y aunque tratábamos de comportarnos normal, no podíamos ocultar la extrañeza y un cruce de miradas, como diciendo, Y yo que nunca pensé volver a verte.
Son situaciones que te sorprende y que a pesar que crees que hay personas que han salido completamente de tu vida, el destino y siempre caprichoso destino harán que entren nuevamente, como retando tu afán de manejarlo todo.

viernes, 22 de junio de 2007

Una misita más

Era tercero de secundaria y lo que estaba en mi cabeza sólo era fútbol y más fútbol. Creo que todos a esta edad piensan en ser futbolistas y ganar mucho dinero con solo hacer goles. Bueno fui con unos amigos a probarme a la U (no soy de la U pero el estadio estaba cerca a mi casa) y lo único que hicimos fue ver comos se iba el bus llevando a los juveniles, porque ni si quiera conseguimos entrar, es ahí donde la vara y las buenas relaciones podrían determinan si harás goles en un mundial con gritos de miles de hinchas o en el mundialito del Porvenir con gritos de aficionados desde la preferencial ventana del edificio 4.

Sin embargo eso no bajo nuestros ánimos ni nada por el estilo, aunque no profesionalmente, siempre jugábamos en la canchita del San Francisco que nos acogía cada mañana, tarde o noche que solicitábamos sus servicios.

La oportunidad de tener mas tiempo la cancha se presento, requisito, ser Acolito, ¿qué diablos es un acolito? Esa fue mi pregunta, pero fue fácil de responder, es el patita que ayuda al padre en la misa, aahhhh ya comprendía, mucha gente se corrió la voz que después de una hora de reunión te daban la loza del San francisco para que juegues, resultado, casi todo mi salón del cole en los acólitos.

Fueron sábados de full diversión y si no fuera porque hace unas semanas pase por una de esas reuniones de acólitos no me hubiera acordado que era lo que hacíamos ahí. Escuchaba al pata que dirige ese grupo, un pata flaco parecido a felpudini, recontra sanazo, casi cura el tío. Él también nos dirigió a nosotros, hablándonos de Jesús y sobre la Biblia, muchas cosas que a la edad que teníamos no nos interesaba nada (ni ahora tampoco creo) y es por ese desinterés que hoy no recuerdo absolutamente nada. Solo recuerdo las risas y los chongos que metíamos en esas reuniones, o fregando al director o entre nosotros, pero más fregando al director.

Muchos recuerdos vienen a mi mente, recuerdo a un compañero alzando una copita de vino y tomándosela toda en plena misa, recuerdo un grupo de acólitos (incluyéndome) bailando en misa la canción Resucitó, es que Jesús había resucitado había que celebrar, recuerdo otro acolito botando las flores en una misa llena de gente, recuerdo otro acolito que no podía levantarse de su silla porque su cíngulo (pita que se amarra en la cintura) lo habíamos amarrado a la silla, recuerdo a otro acolito orinando en una maceta puesto que estaba en misa y como todo buen acolito no podía dejar el altar, no encontró mejor lugar para orinar que la maseta en donde crecía esa linda y bella platita, no se como quedó esa pobre planta después de esa regadita.
Recuerdo a las chicas del coro de 10:00 a.m., chicas por las cuales, aun estando con la sotana no podíamos dejar de darles una mirada picara o una guiñada de ojo. Todos querían esa misa, yo fui a varias de ellas y era sólo estar coqueteando con ellas, sin importar de qué trataba la lectura ni el evangelio.

Creo que gracias a ese grupo nos compenetramos más, pues fue con aquel grupo que hicimos varios paseos y campamentos. Particularmente fue gracias a ese grupo que vi una iglesia oscura con un mar de gente iluminado por una vela (misa particular de semana santa) y comprobé que la fe de muchas personas es muy grande y al margen que ahora no crea en la iglesia y reniega de ella, creo que desde que mire ese espectáculo nunca lo he podido olvidar y cada semana santa (cuando me quedo en Lima) entro a ver ese mar de luces pugnando por un milagro o pidiendo miles de cosas, pero sobre todo con mucha fe, esa fe en algo o alguien que nos alimenta todos los días.

lunes, 18 de junio de 2007

La fuerza de la costumbre

Cómo sabes que es una costumbre o en realidad estuviste enamorado. Porque cuando acabas con alguien, en realidad el tiempo se te hace muy largo y sientes vacíos tan grandes que no tienes como llenarlos. Primero te sientes con toda la libertad de hacer lo que te plazca, tienes todo un sábado para poder llenar tu agenda a diestra y siniestra y cuando llega el sábado los planes no te satisfacen mucho y quedas con un hueco inmenso toda la tarde y aunque a veces tus amigos podrán envidiarte por la libertad que tienes, tu también te pondrás a pensar que cuando no estabas solo solías tener mas planes por hacer, ir al cine agarrado de la mano de tu enamorada, ir a comer a los miles de lugares que Lima tiene o ir a tomar unos tragos y solo conversar.

Son tardes sin fin que antes eran muy fáciles de llenarlas. Y creo que en este punto algo tiene que ver la costumbre y también el amor, porque la costumbre de estar con ella se mezcla con la nostalgia de volver a verla y no creo que sea malo acostumbrarse a alguien, pero la costumbre y el amor si es una combinación peligrosa, porque llegará el momento que romperán esa costumbre y a la vez tu corazón y te hallarás como dice Alejandro Sanz mi soledad y yo multiplicado por mil.

Y cuando estés en esa tarde horrorosa apunto de marcar ese numero que a pesar que lo has borrado de tu cel no lo puedes borrar de tu cabeza, aparece ese diablito ( que en ocasiones hay que darle las gracias ) a decirte que ya no es necesario hacer esa llamada, que salgas a algún bar, que tengas una copa en tu mano y mucha bulla en tus odios, que compartas con personas que viven su vida a mil por segundo, que no vayas a tu casa y no te encierres en tu cuarto, que no veas ninguna foto que te traigan recuerdos de ese pasado, que no leas antiguos mails, y que no te cuestiones el porque de las hechos y que no leas esos mensajes de textos tan cursis que recibiste.

Y el mismo diablito te seguirá diciendo que llenes nuevamente tu celular con mensajes de textos de personas que te valoren, y de personas que recién conoces, que tomes abundancia de fotos de momentos divertidos y que con estos reduzcas las visitas a esa carpeta de fotos que tienes en tu computadora y que te traen muchos recuerdos, recibe todas esas desesperantes cadenas que te mandan, así los mails que ella te mandó, se irán cada ves más al fondo y seguirán perdiéndose y te quitará la chance de revisarlos. (Quizás debas borrar tantos las fotos y los mails, pero por una maldita sin razón no lo haces y por la misma sin razón deseas seguir ligado a tu pasado)

Se que a pesar que el diablito te grita todas esas cosas al oido, y te las sigue gritando, inexplicablemente no le haces mucho caso, pero no te preocupes, que la voz de aquel diablito desaparecerá cuando llegue la dulce voz que te acompañará por siempre.

domingo, 17 de junio de 2007

No se si se acuerda

Si soy hincha de Mar de Copas y escuchando sus canciones me tope con una de esas rarezas , algo que nunca había escuchado y me gusto en demasía. Como les dije y como me comento alguien , son esas canciones que te dejan pensando y pensando. Es un cover que Wicho la canta bravazo.



Todo el mundo ya debe dormir, yo estoy despierto,
Y las calles parecen sentir, lo mismo que siento
Esta vez no me puede ayudar, esa botella
Y yo siento las horas pasar
Solo pienso en ella, en volver a verla
Y no se si se acuerda y no se si se acuerda


Esta noche cruce la ciudad para buscarla
Y a su gente también pregunte, nadie dijo nada
Por las calles mil bares mire, busque su huella
Y las veces que la creí ver, nunca era ella

Solo quiero verla y no se si se acuerda

Pd. Si alguien sabe donde cantaron eso, diganmelo please!

miércoles, 13 de junio de 2007

Fue un Mar de Copas

Aun retumbaba en mi oido la música del concierto de Mar de Copas y sus letras quedaron grabadas en mi mente, no se, pero de un tiempo acá todas sus letras han cobrado un sentido alucinante, mientras mas las escucho, mas siento que me comprenden y que cada letra estuvo hecha para mi.

Caminando por una avenida, mirando las luces borrosas de los postes, con una lata de cerveza y un cigarro en la mano, sigo balbuceando las mismas canciones que me acompañan cada noche, ahora mas marcadas en mi recuerdo por el bullicio de un concierto y descubro que todos tenemos relaciones que nos cuesta olvidar, pero sin embargo siempre salimos en busca de otras, porque el silencio de la soledad, aunque a veces necesarias, tenerlo de amigo no es muy reconfortante.

Por el largo caminar de esa avenida escuche voces hablando de amor y dolor, hablando de un amor que podía ser, hablando de amores que son y que fueron, y supe que aunque a veces no lo aceptemos el amor es un gran eje en el cual giramos, y que a veces ese eje es tan fuerte que hará que tu vida gire sin peligro y también habrá veces que ese eje no logre soportar las vueltas de tu vida y simplemente te detendrás.

Mar de Copas me acompaño toda esa larga noche, escuchando cada letra y cada melodía, pensando que en algún tiempo ellos también estuvieron como yo en ese momento, con un pucho en la mano viendo una larga avenida y sabiendo que hay un largo camino por recorrer.
Las letras de las canciones aun me siguieron hasta el alba, momento que di un paso fuera de mi local barranquino.

Juro que yo no te necesito, nunca te necesite, nunca te quise con toda el alma y nunca mi alma entregue, nunca perdí la razón contigo, nunca te pude querer y ni una lágrima de mis ojos por ti jamás va a caer
Lisa en el espejo MDC

en que momento escribir una carta del adiós, solo quiero un día mas o quizás que sean dos
Saaceaeeea MDC

sombras nada mas de un amor que viene y va, huellas de otro amor que al morir cantando va…
Otra canción MDC

… hubo días en que tu, diste tu brazo a torcer, te ahogaste en el mar de mis recuerdos sin saber nada, y tan lejos de ti me encontré tan solo recordar a pasos de tu risa y frente a tu mirar …
Un día sin sexo MDC

Gracias MDC

domingo, 10 de junio de 2007

Free Weekend


Los free wekend son muy esperados por mi, son fines de semana en donde se junta alcohol, carro, velocidad y diversión extrema. Comienzan usualmente a las 9 de la noche y donde parece esperarnos todos los locales de nuestra gran Lima. Obviamente no seria lo mismo sin mi amigo del alma, ese que dice si a toda aventura y con el cual la diversión esta asegurada.

Acompañados de la velocidad de el verde con su loco conductor me enrumbo a las pistas de Lima en busca de diversión. Esa noche no pudimos salir más temprano, puesto que el verde tenía una misión que cumplir, tuvimos que esperar hasta las 1 a.m.
Provistos de cerveza y cigarros, esperamos hasta la 1a.m dentro de la nave.
Ya a esa hora fuimos a la que ya es casi nuestra segunda casa, El Tizón, ahí Jason nos esperaba como todas las noches.

Cogimos una mesa y empezó a llegar la cerveza, mientras que nuestro local barranquito y bohemio se iba llenando poco a poco con gente de todo tipo. Estaba el borrachito gilero, que buscaba un beso por todos lados, incluso se sentó en nuestra mesa floreando a una amiga, obvio que lo expectoramos en una. También estaba el patita con los dreads, el cual siempre pide reggaeton recontra antiguo y que se encierra en el baño por buen rato. El pankeke vestido absolutamente de negro, con una mirada vigilante. Las chicas solitarias sentadas en una mesa, a las que nuestro esfuerzo por conversarles se frustro por su pronta partida. No dio tiempo para ese juego de miradas que siempre es el primer paso. Y las siempre e infaltables parejitas féminas, que acompañados de un rock ochentero, se dan besos apasionados en la barra, y yo presente en esa barra.

Luego llegaron amigos que habían estado en otro tono, celebrando el cumpleaños de una amiga, y se sentaron en la mesa, ahora éramos un grupito más grande. No se porque pero casi siempre las noches las acabamos en este bar, creo que es un sensación de tranquilidad y de confianza que se ha generado. En El Tizón fue donde conocí a la chica que ese día cumplía años y en una noche supo toda mi vida amical y amorosa, es decir hable yo y todo el licor que llevaba encima.
Después de varias canciones, paso algo inusual en El Tizón, pusieron salsa, obviamente salí a la pista de baile y baile con la cumpleañera, y al conforme sonaba música, mas gente se iba yendo por lo avanzado de la hora.

Luego esta cumpleañera pidió mi compañía para comprar al frente unos sanguches que, no se pero estos sanguches son buenos, tienen un sabor muy particular (Esto de salir y comprar se va haciendo rutina cada vez que vamos al bar). Salimos y ella hizo el pedido, pensé que seria un sanguchito, luego de un rato le dan 4 señores sanguchones, y me hizo cargarlos en cada mano. Si mi estomago hubiera estado lleno, eso no hubiera significado ningún sacrificio, pero no había comido mucho que digamos. El camino del puestito al bar me pareció el más largo del mundo, ahí esta yo, cargando en cada mano sanguches que despedían unos aromas exquisitos, sin poder ni siquiera mirarlos. Fue un sacrificio muy grande del cual no me olvidare muy fácil.

Fue una noche de esas veloces, que en las que un momento estas en una calle, al otro estas en un bar y al otro en una discoteca. Luego estas saludando a una buena amiga por su cumpleaños, y haces unos salud con amigos de verdad y piensas que eres dichoso por conocer personas excepcionales con las que puedes chocar un vaso y dichoso de poder cruzar la pista con una amiga, que con su sonrisa me hace sentir que aun es temprano y la noche puede seguir, y con el olor de su sándwich me vuelve a la dura realidad que son las 6 AM, que ya tengo hambre y es hora de irme a casa.

miércoles, 6 de junio de 2007

Como no enamorarse


Siempre queda suelta esta pregunta y quizás no haya una regla determinada para no caer en el platónico amor, pero definitivamente podemos evadirlo de alguna forma.
Usualmente cuando salimos con una chica y sabemos que no queremos que pase nada más que un beso o un rato chévere juntos, no podemos cometer errores que a la postre harán que caigamos en las redes de ese sentimiento del cual es muy difícil escapar.

Supongamos que salen un sábado a comer o pasear, no, y repito, no llamar al día siguiente o a las horas, para saber si llegó bien a su casa o para decirle buenas noches. Si salen un sábado, déjenlo ahí, no se
busquen al instante, de preferencia salgan con amigos o amigas, para luego entablar de nuevo la comunicación.

No llamarse más de 3 días seguidos, ya que la otra persona puede ver comprometida su libertad de soltero.

No demasiados mensajes de texto, lo justo y necesario por un día.

Muy importante, nada de regalos tiernos, es decir, nada de peluches, chocolates, flores, tarjetas, y con esto me refiero a tarjetas físicas y las virtuales.

Tratar de no pasar siempre el tiempo con ella, si desean verse, háganlo, pero luego dense un respiro de unos días.

Tratar de buscarle miles de defectos o compararla con tu ideal de chica, de seguro que habrán cosas que no te agraden.

Después de un beso, no decir: Me llamas mañana o Nos vemos mañana

En las conversaciones, no profundizar ni filosofar sobre la vida, tener una conversación más relax, más ligera.

No agarrarse de la mano, ni entrelazar sus dedos, aunque parezca tonto, ese pequeño gesto da una sensación de compromiso.

Recordar cuando te enamoraste, fue bonito al principio y descubriste que frases como: no te voy a lastimar llegan a ser una gran mentira.

No repetir constantemente, Te Quiero y menos después de un beso.

Quizás muchas de las cosas que he escrito resultan difíciles de hacer, y quizás muchas de ellas no han sido cumplidas, debido tal vez a que ya se han enamorado o inconscientemente quieren llegar a enamorarse y de eso si ya no hay escapatoria, solo déjense llevar por el tórrido amor que va a nacer y dense la chance de sentir la magia que hay en una mirada o en un beso de un joven amor.

Pero también puede ser que logres tener éxito y no te enamores, aunque nunca sepas si la otra persona también tuvo el mismo final, porque desafortunadamente tú no tienes todo el control.

sábado, 2 de junio de 2007

Sendero sin huellas

Ese día estaba muy emocionado, porque aparte de conocer chicas lindas iba a empezar mi difícil carrera en una de las más prestigiosas universidades, y también conocería chicas lindas. Empezaría la carrera que tanto me apasiona, y también conocería chicas lindas. Viviría una vida universitaria con mayor libertad, y también conocería chicas lindas ¿Ya dije eso no?

Bueno todo no fue como lo planeaba, ese primer ciclo jale un curso y después de muchos estrés por construir horarios pude acabar esa etapa de Letras (primera facultad cuando ingresas, donde te enseñan desde latín hasta filosofía, que de algo nos debió servir ¿no?) que aunque a veces cargadas de tensión, definitivamente también cargadas de mucha diversión.

Hice amigos muy chéveres y divertidos con los que podía parar horas de horas conversando o simplemente jugando cartas, eran momentos de gloria y relax solo vividos en esta bendita y casi espiritual facultad.

Como les dije conocí chicas lindas, pero mis miradas siempre estuvieron pendientes de una chica, que una mañana del mes de Marzo entro por la puerta de mi salón y me gusto mucho. Utilizare y robaré con el permiso de las féminas, esas palabras que siempre suelen decir cuando les gusta un chico, Tenia un no se que. Pero si pues, esta chica tenia un no se qué, que al final supe qué, o creí saberlo, pero ese no se qué, llego a ser algo qué, que al final ella tampoco supo qué, un total enredo, que tanto ella ni yo supo resolver.

Era un circulo amoroso increíble y complicado, a mi me gustaba ella y a ella otro, pero también sentía algo por mi, todo una novela venezolana recontra estereotipada. Los gustos de ella variaban por ratos. Díganme si la abuelita de Titanic no tiene razón, las mujeres esconden muchos misterios y creo que nosotros tenemos que ser tipo Indiana Jones, tratar de descubrirlos, aunque a veces sucumbamos en el intento.

En fin pasaron los ciclos y no paso nada con ella, salimos a fiestas, salimos a reuniones, salimos a comer, en realidad hubo una buena química entre los dos, que ninguno quiso descubrir o quizás ninguno se arriesgo a explorar. Después de tiempo lo que si sucedió es que ella estuvo con ese chico que tanto le gusto, tuvo un hijo con él y esta feliz por ello. La relación que tuvo con él acabo y ella aún espera encontrar alguien de quien enamorarse.

La vida da vueltas y siempre hay un punto de tu vida en donde encuentras dos caminos a seguir, dos caminos que sabes que harán que tu vida tome rumbos opuestos. Yo opte por mantenerme al margen de ella, ella opto por seguir su novela, pero después que pasan los años, te preguntarás que hubiera pasado si…Recuerdo mucho la película Hombre de Familia, con Nicolas Cage, (si no la has visto mírala, recomiendo acompañado de tu enamorada, novia, o alguna amiga cariñosa, se pondrán recontra feeling) y me gustaría mucho tener esa oportunidad de saber que hubiera pasado si… y de seguro muchos de ustedes también.

Pero únicamente pueden dejar de sentir eso, haciendo todo lo que tienes que hacer, si sientes algo por alguien, díselo, puede resultar algo bueno, y si no resulta nada bueno, tendrás la tranquilidad que lo dijiste e intentaste, sabrás que ese camino no fue el tuyo y que la otra persona será quien tenga esas dudas y pensamientos, del cerrarse un camino, el cual quizá pudo ser el mejor.

Quizás si a aquella chica le decía lo que sentía, todo mi mundo hubiera cambiado, quizás si ella hubiera volteado su mirada ligeramente, hubiera visto que siempre estuve ahí, quizás todo seria distinto para ambos, y quizás, si todo eso hubiera pasado, no estaría escribiendo estas líneas, y todas estas letras tomarían otro rumbo.