sábado, 22 de enero de 2011

El Buen Kikin.

Su obsesión son el orden y la limpieza, lo cierto es que mi primo Kike es todo un personaje, un personaje bastante excéntrico y quien nos alegra nuestras reuniones familiares con las anécdotas de sus manías. Abogado, no muy delgado, con una sobresaliente, superlativa y exagerada nariz, con mucha parsimonia y elegancia al hablar, adorna cada palabra como en los tiempos del estilo rococó, es el perfecto niño correcto que una madre quisiera tener y a la que también sacaría de quicio. Me pregunto cómo fue cultivando todo esto, quizás en el colegio tuvo un desafortunado pasaje que lo catapultó a ser el Pulcro Kike. Son teorías que vuelan en mi cabeza, no sé en realidad mucho de su vida, él es mucho mayor que yo y ha pasado mucha más tiempo con mi hermano, pero no dejo de reírme con sus historias y sus pequeñas anécdotas.

Kike está en alguna parte del centro de Lima y hace una llamada a mi cuñado pidiéndole que por favor le de el número de cliente de un recibo de agua. (Él se está encargando de los papeleos de mi nueva casa)

Kike: Que tal Carlitos,
Carlos: Hola Kike.
Kike: oye hombre hazme un favor, estoy haciendo todo el papeleo, como mandan en la municipalidad y para llenar unos de estos formularios necesito, con grado de urgencia, el número de cliente de un recibo de agua de su casa.
Carlos: Aya Kike, pero dame unos minutos para poder buscarlos porque no lo tengo a la mano.
Kike: (un tanto pensativo) Mmm, Ok Carlitos, dale no más, me llamas cuando lo consigas para poder acabar con esto.
Carlos: Ok te llamo.

A los cinco minutos.

Carlos: Alo Kike ya tengo en número apuntalo
Kike: Uyy Carlitos, ya fue primo, es imposible que me des ese número ahora
Carlos: (totalmente desconcertado) ¿Qué? ¿Pero qué pasó?
Kike: Es que ya cerré mi maleta
Carlos: Mmm pero, ábrela un ratito y apuntas
Kike: Es que estoy en un lugar complicado, y además así no mas se puede, te das cuenta.

El número de cinco dígitos podría haber sido escrito en cualquier lugar, en un pequeño papel, en su celular o en cualquier lugar por la premura de la llamada, pero mi primo Kikin pidió disculpas porque su maleta estaba cerrada y es que esa maleta es todo una maleta que tiene reglas y señales, que está arreglada al centímetro, cada hoja, formulario, proceso, libros y demás. Tiene todo perfectamente ordenado por orden alfabético y al costado un bolsillo en el cual una pequeña pestaña que titula con tinta indeleble “Higiene”, dentro de este compartimento se encuentra un cepillo y una pasta dental, acompañado de su Listerin, un pequeño jabón para manos y enrollada minuciosamente una toallita blanca, papel higiénico a discreción, hilo dental y pequeños pañitos para las manos. Kike tiene todo un mundo en esa malleta y me imagino que para abrirla y apuntar un par de números tiene que pasar todo un proceso delicado y concienzudo que ninguno de nosotros, simples mortales, comprende. Cada noche de reuniones familiares, mi prima Paola pone el toque de humor con las anécdotas del buen Kikin, comenzando a narrar con la siguiente frase. “Les tengo la ultima de Kike”.

Me dijo que se iba a casar, aunque no lo noto tan convencido, pero al final la edad no es justiciera y avanza, la sociedad preciosa y la novia también, creo que pronto lo veré en esos avatares. Antes de su matrimonio, quisiera, si es posible y la divinidad lo permite, beber cerveza a granel celebrando su despedida acompañados de su hermano Cesar, mi primo, mi hermano Pepe, mi cuñado Carlos y las puntas que deseen ver por primera vez, a Kike, no siendo el de siempre, sino un Kike más mortal, que eructa, suelta flatulencias, choque vasos llenos de cerveza, nos diga seco y volteado, y que nos abrace diciéndonos la frase que solemos decir en borracheras memorables, "Primo, te quiero como mierda cholo".

viernes, 14 de enero de 2011

Prohibir antes que educar – Plan Zanahoria

¿Hasta cuando vamos a seguir viviendo en un país donde se opte por prohibir algo antes de remediarlo de verdad? ¿Vamos a seguir poniendo carteles de prohibido pisar el pasto, antes de enseñarle la las personas a no maltratarlo?

Es que ahora resulta que nuestros hijos no van a ir a la escuela a llevar cursos de civismo donde se les enseñe a ser peruanos responsables, sino mas bien van a ir a memorizar todas las prohibiciones que sufrirán cuando sean adultos.

Basta de dar soluciones a medias y de no tocar el problema de fondo en esta sociedad, que es la falta de educación. Dejemos de mirar el modelo colombiano y de querer implantar sus mismas normas, cuando nuestra sociedad vive problemas similares pero no iguales. Cuando se quiere implantar un modelo extranjero sin adaptarlo, termina siendo un fiasco, y eso cualquier técnico de gestión lo sabe.

Querer ponerle chalecos con placas a los motociclistas, como se hace en Colombia es un ejemplo de lo poco que se analiza un problema antes de proponer algo en este país.

Hace pocos mes se aprobó ponerle multas a los peatones que no cumplan con las normas de transito, cuando nuestra ciudad esta llena de puentes peatonales, que solo sirven para que los autos no detengan su velocidad, y los transeúntes suban y bajen escaleras. Que mejor ejemplo que el del hospital del niño en la avenida Brasil. Todos los días veo a la gente incumplir con esas normas y los policías no pueden hacer nada, solo buscar a un tipo al azar para pedirle un sencillo y no ponerle la multa “que según la ley merece”.

Si no tenemos los medios de control y fiscalización, si no tenemos los reglamentos de las leyes que nos imponen, como podemos mejorar como país y como sociedad.

Ahora se intenta poner “El plan Zanahoria” en toda la ciudad de lima, con la finalidad de ¿bajar la delincuencia?, ¿evitar los accidentes?, ¿combatir el alcoholismo?.

Por favor no mas medidas populistas, que engañan a la gente y afectan a los medianos empresarios, a los bares y restaurantes pequeños, a las tiendas y mini markets, que pagan impuestos y que siempre se les castiga con este tipo de normas. Porque los operativos de control nunca llegan a las grandes discotecas de LarcoMar ni a los restaurantes “clase A “ , donde la gente con dinero puede tomarse las botellas de vino que quieran, hasta la hora que quieran, porque allí si es valido que el cliente siempre tiene la razón y no se le puede decir que no. ¿Alguien ha visto alguna vez un operativo del plan zanahoria en esos restaurantes o los han visto en las calles de la victoria y surquillo, donde ya existe el famoso plan? En esos lugares siempre esta la tía o el tío que vende a puerta cerrada o por la ventanita, un licor de mala calidad, sin ninguna garantía. ¿Acaso este plan va a llegar a esos sectores todos los días?
Pues No, lo que va a pasar es que se dedicaran a hacer operativos escandalosos con la prensa, por los bulevares de Barranco, los olivos, San Juan y zonas como la calle de las pizzas y las discotecas de la marina. Porque no existe la logística para hacer que TODOS cumplan la norma. Este verano mientras los serenos lleguen a los bares de barranco para evitar que se venda una cerveza mas, se estarán vendiendo botellas de etiqueta negra en las discotecas de Asia hasta el amanecer.

La delincuencia que azota este país no se encuentra tomando chelas en un bar de barranco. Los taxistas violadores, los secuestradores, los estafadores, no están bailando en la calle de las pizzas. Los padres que violan a sus hijas o hijastras los que les pegan a sus mujeres y que hacen trabajar a sus hijos vendiendo caramelos en los semáforos, no están en los locales de la marina divirtiéndose un sábado en la noche. Los corruptos que reciben dinero cuando te ven cometer una falta de transito, los mafiosos que se llenan los bolsillos con negociaciones bajo la mesa, los que sacan indemnizaciones por despido arbitrario y contaran empleados fantasmas, esos trabajan para el estado.

Ayer una periodista respetada que intentaba analizar el problema se preguntaba, ¿Porque la gente sale ahora a partir de las 12:00 am a los bares y discotecas? y no encontraba respuesta. Yo con mis 29 años me atrevo a decir que mi generación trabaja hasta mas tarde, los retáls y súper mercados cierran a las 9 o 10 de la noche, la gente en las oficinas se queda hasta las 8 de la noche o mas, los que salen mas temprano aprovechan para estudiar en Institutos o Universidades. Es a todos ellos a los que vamos a dejar sin un lugar donde tomarse unos tragos, conocer una chica(o), charlar con los amigos y bailar un poco, sanamente. Cuando el Plan Zanahoria obligue a los locales a vender alcohol hasta la 1 o 2 de la mañana, y en casos como barranco te obliguen a desalojar el local a esa hora, sin importar que la gente compró su ultimo trago dentro del horario permitido.

Finalmente me queda recordar que campañas como “El amigo elegido” no tuvieron mayor respaldo que el momentáneo, el evitar que los menores de edad consuman alcohol e ingresen a las discotecas debería pasar de un dicho a un hecho, bastaría revisar las discotecas del centro de lima, los días domingo para ver que en eso no se ha avanzado nada. Instituciones como alcohólicos anónimos deberían tener apoyo de las municipalidades, con psicólogos profesionales, capaces de ver que el problema del alcoholismo no radica en que las discotecas y los bares estén abiertos mas o menos horas, sino en un problema de auto estima de la persona, a la cual no se le enseño adecuadamente a tratar con los peligros del alcohol, ni mucho menos la responsabilidad que implica tomarse un trago. Debo dar gracias a Dios de que en estos tiempos se hable de sexo con normalidad en los colegios, así mismo se debería hablar del alcohol , no diciéndoles a los chicos “Es malo nunca lo tomes” sino haciéndoles entender que tomar implica: “Responsabilidad”, para con los otros y para con uno mismo.

Pero lamentablemente en este país: “Es más Fácil Prohibir que Educar”
Escrito por Jason Phang Tan Hurtado.