miércoles, 21 de octubre de 2009

Relación X


Ya después de varios años aún no puedo calificar la relación que tengo con ella. Definitivamente no soy su amigo de tertulias, no soy el personaje que ella se imaginaría si le dijera que en menos de un segundo nombrara a un amigo, en definitiva existe entre ella y yo una relación algo extraña, una relación que trato de buscar nombre, que trato de encontrarle un adjetivo pero aún no lo hallo. Lo que puedo decir es que ella es mi ex amor, una ex compañera, una ex confidente, una ex amiga, muchos ex que creo de los cuales queda alguno en el tintero. Ella fue por mucho tiempo mi enamorada, una larga relación que tuvo siempre más altos que bajos y que llegó a un estrepitoso final. Aún teniendo ese aparatoso final, nunca dejamos de saber de nosotros, supe que estuvo con un chico, que el idilio amoroso le duró un tiempo, supe que todo eso acabó, y que sigue su vida sola. A veces mí acelerada vida de fines de semana, que supongo supo las tendría, hacía que no tuviera noticias de ella y que tampoco me preocupara por tenerlas, me preocupé más en remediar mis domingos, esos domingos en los que todo giraba por ella, en los que el minutero del reloj colgado la pared de su sala se aceleraba de una manera loca y no teníamos tiempo para nada, no me daba el tiempo para decirle todo lo que la quería.

Ahora de vez en cuando nos encontramos. Lo que me gusta cuando conversamos, es que puedo ser como fui y como soy, puedo ser tal y como quiero ser, no tengo esa pequeña carga cuando salgo con alguien, una carga de caerle bien, de encajar cada palabra para que salga una frase interesante o que parezca interesante, con ella no trato de hacerlo, ella sabe lo que soy y creo que me conoce más que cualquier otra chica.

Ese día que la vi, llegó a la cafetería como antes, buscándome entre todos los rostros que había dentro, cuando me vio sonrió, yo también lo hice, no la veía después de mucho tiempo, su sonrisa y rostros seguían siendo los mismos, nuestras conversaciones eran más relajadas, en un momento me preguntó porque la miraba tanto, no sé, quizás la miraba dándome esa pausa que hace mucho tiempo no la tenía mirándola fijamente a los ojos.

Sé que ambos no somos los mismos de hace años, no somos los chiquillos que caminaban de la mano en los pasadizos de la Católica. Tanto ella como yo hemos pasado pasajes amorosos que creo nos han cambiado.

Creo que la relación X que tenemos siempre seguirá, quizás un hola por el MSN, un correo, un comentario en el face, un mensaje de texto o una llamada, será suficiente para que nos haga saber que por más que nos separemos o desaparezcamos por un tiempo, habrá un lazo medio extraño que nos unirá.

En albores de un 31 de octubre, pediría a alguna bruja, que sus encantos ronden esta noche del 31 como lo hizo hace dos años.
Foto: De hace millones de años en los jardines de mi universidad.

5 comentarios:

Chio dijo...

oh te esta haciendo piojito... eso jardines guardan muchas historias estimado Raúl. Pienso que siempre habrá esas relaciones que aun después de terminadas te dejan algo aquí adentro.

Raúl dijo...

definitivamente esos jardines son espectaculares jejeje muchas historias hay ... y concuerdo contigo siempre te dejan algo aca ...

Javier dijo...

siempre, en los jardines, veo parejitas echadas prometiéndose amor eterno... parece que es un lugar más que especial :D

MaPo dijo...

Asu!Bueno dicen q donde hubo fuego cenizas quedan...
Pero es lindo saber q se pasaron momento lindos con alguien y q ese alguien te conozco tanto como tu mismo..
es raro explicarlo pero lindo sentirlo..

Julio Cesar dijo...

las ex ♪