miércoles, 25 de julio de 2012

El tiempo es violento

Siempre me digo, voy a escribir tal o cual cosa, pienso en las situaciones, pienso en los personajes, pero todo se diluye en las situaciones que se me presentan, en el trabajo que ahora disfruto haciendo, pasando momentos excepcionales con mi enamorada, con mis amigos con los cuales la amistad sigue tan intacta como en los inicios lejanos allá por los ochentas, en los trabajos extras, en los libros, los cuales van llenando mi biblioteca algo flacuchenta, las historias de mis amigos, cada cual con su matiz cinéfilo; en todo lo que se me presenta y porque ya no puedo sentarme a escribir sin detenerme como lo hacía en mi trabajo anterior sin importarme nada.
No sé de qué tema podre escribir, no tengo idea, solo me senté a escribir, quizás buscando un tema en el transcurso de mi escritura y justo se me ocurre en darme cuenta de los tiempos, que por ahí mis hermanos  se hacen cada vez mas adultos, que se acercan irreparablemente a la base cuatro; que yo me interno con fuerza a la base tres, que a mis padres les nacen inesperadas arrugas, que tengo ya más de dos años con mi novia y seguimos como dos locos enamorados; que ya serán quince años de promoción que tengo con mis amigos y esta es la cifra que me sorprende sobremanera, que ha pasado mucho, que mis amigos han crecido, que muchos tienen hijos, y que aunque todo ha cambiado, también todo sigue igual, una amistad inquebrantable;  que a lo largo de los años he conocido mucha gente y que poca ha quedado, que el tiempo es cruel, avanza y avanza sin tener freno, que el mundo gira violentamente y nos engaña. 
Seguiremos avanzando, el tiempo no perdona, abrazaré a mis hermanos, los besaré y les diré sin esperar a que entren a base cuatro, que los quiero; disfrutare mi base tres, base de cambios y retos;  abrazaré a mis padres y les diré gracias por todo lo que me dan día a día antes que les salga otra arruguita inesperada; seguiré diciéndole a mi novia que me trae loco y la amo, antes de seguir cumpliendo más meses y años,  le diré a mi gente de mi promoción que gracias por las batallas ganadas y por las perdidas, gracias por los momentos dentro del colegio y fuera de él, que los quiero y serán mis grandes hermanos y que aunque el tiempo cambie la onda será la misma, como dicta Marciano; a todos los que he conocido en la vida y en algún trabajo y a los pocos que han quedado, un abrazo fuerte y seguiremos creando caminos, a pesar de los cambios, y recordando situaciones épicas quizás entre estantes.

1 comentario:

La Pacheco dijo...

Me encanto tu tema "El tiempo"
Aquel que por momentos se convierte en tu enemigo pero a la vez un gran amigo y compañero, cuando uno se detiene y piensa que fue ayer el 98 y sientes que esos recuerdos pasan contigo, te acompañan sabes que el tiempo fue tu guía y compañero.
Adoro estar en base 3 y espero que el tiempo pase sobre dejando huellas de felicidad.