martes, 16 de diciembre de 2008

¿Buena noticia?

No sé porqué pero cuando la persona que alguna vez forma parte de nuestra vida amorosa nos dice que se va a casar sentimos un extraño temblor, un extraño sentimiento que sin ser tan apremiante nos puede causar una temblorosa sensación

Eso pasé estos últimos meses de este año. Cuando llegué al banco y la vi con la sonrisa que siempre me embrujará sólo atiné a poner mi cara de baboso y sonreírle. Me dijo con un gesto exquisitamente disimulado que me acercara a su caja, me atendió y me dijo que salía en una hora, sin dudarlo la esperé. Karen fue mi primer amor, la primera chica que trazo líneas marcadas a lo que ahora suelo ser en las relaciones que comienzo. La esperé dando idas y vueltas en un espacio reducido cual león enjaulado, salio y me sonrío como solo ella puede hacerlo. Caminamos por las calles de San Miguel, después de ponernos al día de nuestras vidas, ella soltó la noticia, me dijo que ya estaba pensando en casarse, quede algo estupefacto, un vacío rápido pero significativo se instalo en mi estomago, similar al vacío que sientes cuando caes de lo mas alto de una montaña rusa.

Después de caer en la cuenta, la felicité, que bueno que vayas a hacerlo, bromeé con ella augurando que estaría ahí inmiscuido en las bancas de la iglesia, ella me dijo que me invitaría, mentí diciéndole que iría, mentí diciéndole que aplaudiría cuando ella salga de la mano de su esposo, mentí diciéndole que le tomaría varias fotos y mentí diciéndole que bailaría con ella en la fiesta. Soñé maquiavélicamente raptarla del altar y llevarla conmigo, llevarla al mismo lugar donde ambos nos enamoramos y saber ambos que aunque ella le daría el sí a otra persona, ella alguna vez soñó conmigo darme ese sí que ahora ya no me pertenecía.

Definitivamente la noticia de su futuro matrimonio me dejo pensando, claro que le deseo toda la felicidad del planeta, pero se que siempre, aunque tenga mil anillos, me va a recordar y se que me lleva en alguna parte de su corazón un tanto saturado por el amor que recibe de su futuro esposo.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------

Ellas me esperaban, a Cynthia la veía después de tiempo y me perdí con ella en un abrazo interminable, me alegro mucho verla, recordamos juntos épocas universitarias que nunca olvidaré. A Silvia no la veía después de un tiempo prolongado, estaba bellísima y supe con certeza que el gusto hacia ella siempre lo tendré, sus ojos chinitos y sus perfectos labios siempre me van a atraer, ella siempre será el imán que atraerá mi mirada y mi atención.

Después de coqueteos de mi parte, me dijo que ya era novia y que los planes de su matrimonio estaban en camino, me dio la mano y una piedra de un tamaño importante ratificaba su noviazgo, solo atiné a decir, muy bien, después de quedar en la orbita lunar, no podía creerlo, se veía ilusionada y mientras más me contaba sobre su relación ya veía la forma como hacer que esa piedra acabara en el tacho de basura. Le dije que mientras habláramos, sacara de mi vista ese perturbable anillo con esa piedra que me llamaba a desaparecerla.

También me dijo que me invitaría a su matrimonio, también mentí diciéndole que iría.
Cuando hablábamos de la época en la que yo estaba loco por ella, me soltó una pregunta, una interrogante que siempre quedara como eso, una gran incógnita que nunca quisimos descubrir, que hubiera sido estar juntos alguna vez ¿no?, yo le respondí con ironía y con mucha carga de verdad, hubiéramos sido felices, note una mirada de ternura y luego para no caer en dudas poso nuevamente la piedra en la mesa.

Cuando la chica que alguna vez fue tu amor te dice que se casará, sientes perder algo de tu corazón, sientes que parte de tu corazón se rompe, te vuelves egoísta y no quieres dejarlas ir, hipócrita al máximo, deseando felicidad y por otro lado maquinando como hacer que fracase la ceremonia. Creo que nos ponemos el disfraz del perro del hortelano, queriendo atragantarnos sin dejar que los demás coman, pero como no hacerlo, como no sentir esa sensación de pertenencia hacia alguien que alguna vez fue tuya.

Solo queda decir que si iras al matrimonio, que si aplaudirás, que si tomaras fotos, que si felicitarás a la feliz pareja, que bailaras con la novia, mientras que muy dentro de ti sabes que ese día, ese día nunca llegará y te quedarás en un bar con una copa en la mano, deseando que el novio se fracture la pierna y que nunca llegue al altar, pero detrás de esos fatales desenlaces que maquinas, sobre todo vas a querer su felicidad, una felicidad que por otras circunstancias tu no le pudiste dar.


Fotos de aquel encuentro con Silvia y Cynthia. Silvia es la de la primera foto. Con Karen no hay fotos, asi que imaginensela.

7 comentarios:

Glenn K. dijo...

Yo la conozco!!!!

Pues no me ha pasado algo así, pero si solo cuando está con otra persona te jode, me imagino que de saber que ya se ca?ará pues debe ser fatal no??

Un abrazo compare...

soleil dijo...

pst... pa tar por el otro lado de la historia... recuerdo cuando le conte a los chicos que alguna vez significaron algo pa mi q estaba compromprometida y me casaria en diciembre... tpc fue facil! no se porque pero sentia que traicionaba recuerdos...

asi que ningun lado es facil! buenisimas historias, me identifique hartooo!

felices fiestas!

Julio Cesar dijo...

karen dejo? si la manyo, no sabia que se iba a casar... pero bueno... asi es la vida ps ;-D

Chio dijo...

eh... a mi me paso eso cuando tuve que decir que estaba esperando a Pablito... vi rostros que se desmandibulaban como Jim Carrey en la Mascara.

Besos

FUGITIVA dijo...

si me paso cuando una vez un ex (al k kise al menos un poquito) me dijo que estaba con alguien....yo me kede muda por unos segundos y toda falsasaa le dije...hay que regio amigo espero que te vaya bien.
Pero de veras me dolioo (abuuu) jajaa

Jassy dijo...

OMG! y a mi shower mixto asitieron dos de mis ex jejejeje pobres, no sabia que se pasaba tan mal...
Espero que un dia llegue ESA chica con la pases el resto de tus días, lastima no mas que la que tendrá que hacer sentir mal a un ex sea ella cuando feliz y con el pedrusco en la mano le diga " me caso"... es ley de vida no??
besos, feliz Navidad

kathy dijo...

ohh , tan desconectada he estado q si no leo tu blog ni me entero q silvia se casa, buuuuuuu... que weno q las vistes a las dos!!!