lunes, 26 de enero de 2009

Horas telefónicas


Mi sobrino se había ido al parque de las leyendas con mi familia, ese parque que por mucho tiempo fue un mundo mágico para nosotros y que alberga muchos animales que nos seguirán impresionando aunque pasen mil años. Les dije que me despertaran para acompañarlos pero lo temprano de su partida no coincidió con mi pereza de los domingos y mi letargo para levantarme. Cuando desperté ya no estaban y en mi afán de disfrutar esos momentos con mi sobrino y mi familia opté por ir en su búsqueda. Acompañado de S aborde la tarea de encontrarlos, cuando llegué supe que esa tarea seria imposible, cientos de personas me lo impedirían. Sin otro plan opté por disfrutar de un día de parque y de leyendas.

Mi amigo recibió una llamada cuando la cola para sacar las entradas se hacia inmensa, me hizo saber su incomodidad, aunque le agradaba la llamada de esa chica no le gustaba el tiempo que ella hablaba con él por el celular, tiempo que se extendía en horas, lo mire y le dije que simplemente le diga que estaba ocupado, mientras aun sostenía su celular haciendo caso omiso a mi frívola recomendación y yo me decía extrañar esas llamadas cuando sin tener nada que decir solo llamas a la persona que te interesa.

Pasamos por la selva, por la sierra y aun el auricular de su celular seguía en su oído, hasta que corto porque ella hizo notar su molestia al no incluirla en este plan improvisado de ir al parque de las leyendas. Cuando colgó el se impacientaba, primero me dijo que normal que se amargue, pero a los minutos miraba su celular y amagaba marcar nuevamente los números.

Nuevamente lo llamó y la conversación otra vez se hizo extensa, S se tiraba un clavado nuevamente al celular para escuchar la voz de la que hasta hace un momento había renegado. Si la selva y la sierra la pasó con ella, la costa no fue la excepción. Me fue tan irónico, de tanto renegar por sus largas llamadas ahora recorría todo el Perú teniendo el celular en el oído.

Al final el paso por este parque de leyendas fue raudo, el había quedado en encontrarse con ella y yo apuré mi paso para que su encuentro se pueda realizar. Me ví reflejado en mi amigo, cuando mis llamadas se hacían largas y no media el tiempo y lugar cuando la persona que me interesaba hacia sonar mi celular. A diferencia de él, mi celular no dio ni un puto ring ton ese día.

A veces tenemos llamadas que sin quererlas nos seducen, sin planearlo nos agradan, sin pensarlo las necesitamos y estamos tontamente pegadas al celular. Lo envidié un poco al tener esas llamadas, yo aún no tengo esas llamadas largas que sin importar el costo solo llamas, sin importar el cobro de un claro a un movistar, sin importar el costo de un claro a un nextel, para que, aun alejados, puedas quizás pasar tiempo con la personas que quieres desafiando los limites de la distancia.

Escribiendo esto tengo mi celular al frente, esperando un mensaje, un llamada o un hola de la persona que quiero, pero sé que esa persona que llamará a mi fiel Motorolla lo hará a su debido tiempo a pesar que aun no se quien es, a pesar que aun no tiene mi numero y sin saber que me depare el horizonte, solo sé que ella me espera en algún lugar de este globo terráqueo y que su llamada terminará fulminando la distancia que ahora nos separa.
Gráfica: Jorge Luis Aviles Salas. El sapito rey de la puntualidad.

5 comentarios:

Julio Cesar dijo...

yo que tyu usaba el celu pa llamar al sobrinito o a su viejo y no soplarme todo el rollo :D , digo, no?

Raúl dijo...

Julio Cesar: jajaja Resulta que nunca me contestaron parece que taban bien entretenidos jaja. Pero valio el intento.

Meg dijo...

Ahh es horrible ver el celular esperando la llamada de esa personita especial o revisar la contestadora y darte cuenta q nooooooooo es =

soleil dijo...

Hayaaa! me andaba preguntando el porque no los llamabas a su celu pa ubicarlos en el parque! pero si entuiendo, yo tpc nunca contesto! sera x eso que todo el mundo se queja de pa q diablos tengo cel?

es seguro de que esas llamadas te llegaran, pero para que sean especiales mejor que tomen su tiempo, no? asi el momento de busqueda o encuentro, vale mas la pena =D

Vane dijo...

"pero sé que esa persona que llamará a mi fiel Motorolla lo hará a su debido tiempo a pesar que aun no se quien es, a pesar que aun no tiene mi numero y sin saber que me depare el horizonte, solo sé que ella me espera en algún lugar de este globo terráqueo y que su llamada terminará fulminando la distancia que ahora nos separa"

De hecho!! sólo un poco de paciencia, esa personita esta por ahi. Oye y lo de tu amigo me parece medio feoo, eh!! por que no disfruto nada el parque buenoooo

La grafica de Sapito siempre muy buena!!

Saludos!!