sábado, 22 de diciembre de 2007

Caprichoso destino

Hay ciertas noches de la vida, controladas por fuerzas fuera de tu control: magia, destino, noches en que todo te toma por sorpresa. Yo pase una de esas noches y el recuerdo permanecerá en mi vida por siempre (1)

Había tenido conversaciones con ella, de las que dieron como resultado, salidas esporádicas y no muy planeadas. Era 31 de Octubre y como todo chico de mi edad, busca en cada noche diversión y fantasía, busca no acabar una noche y disfrutar al máximo. Entre mis múltiples planes estaba verla, pero ella se encargó de que algún intento por cruzarnos se desvanezca y me pareció algo justo. Era necesario el espacio para ambos.

Mis planes se iban armando conforme se acercaba la noche, el grupo de amigos giraba a mí alrededor y ya sólo esperaba la hora para salir a las calles limeñas. El plan de verme con ella lo alejé al máximo, y mientras las perillas del reloj avanzaban nos íbamos sumergiendo en dos atmósferas distintas.

Llegué a la discoteca y mientras me acercaba a la puerta, pensaba en pasarla bien, iba a estar rodeado de chicas y un fortuito encuentro con alguna fémina era probable. Al llegar a la puerta no nos dejaron pasar porque una de ellas carecía de identificación, no es que no lo tenga, pero para aquella salida no lo había llevado. Resignados a la suerte nocturna optamos por otra discoteca. De Lince acabamos en Miraflores, llegando a una de las abarrotadas discotecas miraflorinas.

Ya estando dentro de ella, nos pegamos a la barra sin dudarlo, cada cola era sinónimo de cerveza y cada acercarme a la barra era un trago más. Apenas entré, mi vaso nunca estuvo vacio. Bailaba y hacia los flirteos acostumbrados de una noche.

Conforme avanzaba la noche, la fiesta se hacia mas intensa y no tenía ni la más remota idea de lo que podía pasar. Salí de mi grupo de amigos y fui en busca de otra amiga que hacia cola para llenar nuevamente nuestro vaso, estuve acompañándola y al dar la vuelta para regresar con los muchachos, la vi acercándose a mí, vi su mirada que se confundía con la mía, vi su sonrisa dibujarse por el encuentro furtivo y no dudamos en abrazarnos, y sorprendernos, porque de entre todas las discotecas, entre todas los locales, entro todas las fiestas, entre tanta gente en este local, tuve que verla justo en ese momento. Ella se apareció justo en el momento que volteaba, justo en el momento que pasé por ese lado. Ella acompañada de una amiga sorprendida por el encuentro casi embrujado y yo aún sin creer lo que pasaba.

Fuimos a mi grupo y nunca dejamos de bailar, estaba confundido de lo que cada música hacia con nosotros, casi la totalidad de las personas parecían desaparecer, y sólo me sumergía en su cuerpo y en su suave acariciar de mis cabellos cuando bailábamos. Su fija mirada parecía hechizarme y sus labios me llamaban como antes. No tardaron más canciones y lo inminente de un beso llegó. La tenía nuevamente en mis brazos presos del destino, y me vi junto a ella besándonos sin importarnos nada más fuera de esa nueva atmósfera que ahora compartíamos.

Me dirigí a la barra y no estaba seguro de lo que había pasado en la pista de baile, todo era confuso, era peligroso, fue algo que me gusto muchísimo. Fue algo fuera de control, era como si todo hubiera sido planeado para encontrarnos, fue el destino, la magia, lo que haya sido, ella y yo éramos como dos trenes en huida, dos misiles perdidos, que inexplicablemente volvían a reunirse.

Fue algo inconsciente, fue si como todas las estrellas, el universo y el destino hayan querido unirnos (1) y por más que pusimos trabas para no vernos, el destino caprichoso jugó un papel protagónico. Hasta ese día creía que no todo esta escrito y que con cada acción creas tu destino, pero creo que ese día, por ese único día, algo estaba escrito y era encontrarnos.

La noche seguía y ambos seguíamos juntos, no me importaba el después ni el mañana, solo vivía el presente, el presente que en el que sólo estaba ella. Cuando salíamos de la disco, sonó la canción que muchos meses antes habíamos bailado por ultima vez, la canción que me escuchó decirle aquel lejano TE AMO y sin dudarlo en un instante volvimos a la pista y disfrutamos cada segundo bailándola, disfrutamos cada segundo de nosotros, era extraño y la vez estupendo, eran muchos sentimientos ambiguos que nos golpeaban una y otra vez. Mirándonos fijamente a los ojos, tan cerca que ni el aire podía pasar entre nosotros, terminamos de bailar nuestra canción, y salimos de ese sueño, de esa fantasía y el aire miraflorino nos despidió al igual que un gran beso.

Ella volvió a su mundo, y yo volví al mío, y las líneas de nuestras vidas siguieron siendo paralelas. No la llamé al día siguiente, ella tampoco lo hizo, creo que todo debería seguir así. Seguir jugando este juego del azar, juego en donde todo esta echado a la suerte. Poder solo intentar un nuevo encuentro si es que el destino esta de nuestro lado.

Tal vez era necesario que descubramos más cosas antes de volver a descubrimos a nosotros. (1)
1.' Capitulo 85 Los años Maravillosos
Capítulo 85 de Los Años Maravilosos.



Canción que me remonta a ese momento.

4 comentarios:

Mercedes dijo...

Friend, por favor, creo que ya no voy entrar a tu pagina, me haces suspirar. De verdad todo lo que escribes en tu blog, de verdad te paso...?
Wow, como siempre te lo repetire, es como para escribir un libro.
Una pregunta: Ya encontrastes la pelicula?
Buscala en youtube, "Before Sunset" no se si la tienen en espanol....
Buscala...
Bendiciones!
Bye

Raúl Domínguez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Raúl Domínguez dijo...

Mercedes: Si todo eso me pasó. No hay nada en el blog que no haya pasado, salvo una de mi matri, que volé a mil. En youtube si he visto parte de la pelicula, pero quiero verla toda, aún sigo en su busqueda. Gracias por los coments

*Luna* dijo...

como se puede explicar en palabras algo que no se puede explicar con palabras
todo esta escrito, y a la vez no lo esta
el destino lo hace cada uno, pero siempre estan esas "coincidencias" que piensas que ni en broma te pasarian
entonces te preguntas "entonces.. que?"
pero que importa, solo preocupate por vivir el presente