martes, 18 de diciembre de 2007

¿Tácticas para una conversación?

A veces tenemos la idea de conversar sin mayor reparo con alguna chica y queremos hacer notar el hecho de no importarnos el ser choteados rotundamente, pero la gran verdad es que si nos importa y mucho. Es por eso que estando parados en el bar, veíamos chicas pasar, ir y venir de un lado a otro, bailar entre ellas y nos mirábamos como retándonos a sacarlas a bailar. No es que no seamos algo aventados, en ocasiones los somos y en ocasiones nos entra esas dudas fragrantes que invaden nuestra convicción y entramos en un cúmulo de indecisiones. Luego la clásica frase que suele coronar ese dialogo de retos, Sácala Ya yo te sigo. Esa la más falsa frase que puede haber en una conversación de amigos que duda en sacar a bailar a una chica.

Recuerdo que en mi época escolar aprendí a no creer nunca más en esa frase, que te puede sonar muy convincente pero el amigo que la pronuncia, esta tramando una vil conspiración contra tí.
Cuando mi amigo soltó esa frasecita, no dude en creerle y aventurarme a sacar a bailar a aquella niña vestida con un lindo traje de noche y yo con un terno, el cual por esas épocas, no me gustaba poner.

En medio de ese quinceañero, cruce la pista de baile y estiré mi mano para pedirle me conceda una pieza musical, obviamente no pronuncie todas esas palabras, sólo estire mi mano sin mayores palabras, ella me miró, miró a sus amigas del costado y pensé ahora mi amigo saca a su amiga y salimos a bailar en parejitas. Debo hacerles recordar que en esas épocas chiquillezcas no solemos actuar solos y si la amiga del costado no bailaba pues ella tampoco. Así que volteo y me encuentro solo, estirando mi mano que dicho de paso ya llevaba regular tiempo estirada y mi amigo que pronunció esas falsas palabras nunca me siguió, la pequeña fémina me choteó y me refugié nuevamente en mi circulo varonil, soltando insultos e improperios al infiel amigo.

Es por ello que cuando Jason me dijo eso en el bar me reí y el rió conmigo, porque reconoce al igual que yo, lo falso de dicho argumento.

Estuvimos por un lapso de tiempos ahí, parados, observando, yo miraba a aquella chica notoriamente foránea, que también me seguía la mirada y me sonreía, (minutos antes nos había pedido una canción) a lo cual opté por sólo acercarme y también sonreírle. Un reconocible brichero bailaba con ella y me resigné en no tener oportunidad alguna. Cuando los minutos pasaban, ella y su grupo se retiraban, pasó por mi costado, volteo la mirada y me dijo. bye nos vemos. Cuando se alejaba empecé a soñar, a volar, a crear toda una historia teniéndola de protagonista, pensé en pedirle su teléfono, pedirle su mail, decirle si había posibilidad de buscarla mañana, pero todos esos sueños se retiraban cuando lo frío de mi terrenal cerveza rompían sueños tontos que no los cumpliría.

Luego fuimos a la zona DJ, en donde el entablar conversaciones se vuelve más fácil, y vaya que si lo fue. Nos dijeron que bailaban en Aura y que en ocasiones iban al bar. Utilizamos la no tan buena táctica de hablar poco de nosotros y mucho de ellas. Nos dijeron que hacían un show de baile y que les gustaba la música que poníamos. Mientras pedían su música conversamos un par de cosas más y nos dijeron que volvían después de bailar. Se perdieron en la oscuridad del bar. No recuerdo sus nombres, solo se que la noche se llevó sus voces, sus sonrisas y sus rostros. Aún seguimos en El Tizón, pasando noches bohemias, esperando que se cruce en nuestro camino, otro similar, solitario corazón.

Aún buscamos la formula para abordar a una chica, una formula que tenga resultados cien por cientos garantizados.

1 comentario:

Mercedes dijo...

JEJE, que chistoso, bueno eso de la formula, preguntaselo a un experto en mujeres y sepa que hacer cuando lo chotean o que hacer para que no lo choteen. Espero que encuentres la formula....
Muy buena nota
Bendiciones
Bye