sábado, 5 de enero de 2008

P P

Siempre que lo veo está de salida, irremediablemente nuestros horarios no suelen coincidir para nada y solo en la noche compartimos una conversación acompañados del ruido del televisor y de la luz del florecente de mi comedor. Ahora nuestros trabajos hacen que nuestra vida se reduzca a horas, que aprovechamos para conversar o fastidiarnos y a veces pelear.

Recuerdo como mi comedor y mi patio eran cómplices de nuestros juegos, como él se convertía en mi amigo grande, que jugaba y se divertía conmigo. Como alucinaba y soñaba poder ganarla un partido, como me esforzaba por ser como él y meter gol en la puerta de su cuarto que fungía de arco de fútbol.
Recuerdos todas sus ocurrencias, como creía en él y como mientras crecía comprendía que siempre estaría a mi lado.

Me fastidiaba y me frotaba la cabeza con un palito de fósforo y me decía al oído, que haciendo eso me quedaría calvo como mi papá, lloraba porque no quería quedar calvo e iba a contarle a mi mamá, él reía. Debo confesar que varios años creí esa teoría. Ahora río de lo tonto que era y de todos los inventos alucinantes que hacia mi hermano, aunque aún tengo cabello y no se si el futuro me depare una calvicie, de seguro no será culpable el fosforito.

Teorías que a veces me sonaban muy reales. Vienen a mi mente muchos recuerdos con mi hermano, juegos, peleas y muchos pasajes que nunca podré olvidar.

Caminaba paso a paso lo que era una gran feria, La Feria del Hogar. Nunca había ido y agarrado de la mano de mi hermano me sentía seguro. Fui con él y su mejor amigo. E, que me adoptó como su hermano menor. Ahora el viajar a lo que era la feria me parece tan corto, en esa época fue un viaje eterno, es increíble como tu mundo suele agrandarse conforme pasan los años y las distancias te van pareciendo cortas. Los recuerdos vagan en mi cabeza, recuerdos una tarde genial, donde subí a dos juegos mecánicos, que ambos me invitaron, recuerdo la preocupación de mi hermano porque no me pase nada y mi sonrisa por estar pasando una tarde diferente. La feria me parecía inmensa y parecía no tener fin. Íbamos hacia la puerta después de haber paseado por miles de stands, de reírme con el salón de los espejos, de divertirme en juegos mecánicos, de pasear con mi hermano y E, dos personas grandes en esa época, que quiero mucho.

Crecí con él, lo conozco demasiado y creo que mi vida no hubiera sido igual sin mi hermano, no hubiera reído, no hubiera tenido con quien jugar peleitas, no hubiera tenido con quien romper macetas jugando fútbol, ni con quien haber ido por primera vez a la feria de hogar.

Esa tarde viene a mi mente, tarde en que mi hermano con el corazón destrozado fue a buscarme a mi universidad, lo vi llorar por un amor que acababa y sólo lo abrace mientras sus lágrimas brotaban sin parar. Acompañe a mi hermano esos momentos, no podía dejarlo, porque si bien reíamos y jugábamos, comprendí que siempre tanto en las buenas y en las malas, nos apoyaríamos.

Es así como esa noche tocó la puerta de mi cuarto, entró y conversó conmigo, converse sobre el amor, la decepción y lo irónico de la vida, lloré en su hombro por un amor perdido, y me abrazaba diciéndome que todo esto pasaría, que siempre estaría conmigo y que nunca faltaría. El lloró por mí, porque le apenaba ver a aquel chiquillo alegre que le creía todo, ser grande y sufrir por un amor.

Le agradecí a él por ser mi hermano y a dios por traerme a este mundo y tenerlo a él esperándome. Gracias hermano.

4 comentarios:

Julio Cesar dijo...

feliz año chochera a ti y a toda tu family :)

Mercedes dijo...

Hay Nino, me hicistes llorar jeje. Sabes es hermoso tener un hermano, por que lo tengo gracias a Dios, aunque el es hombre y yo mujer, nos compenetramos muy bien, nos burlamos de todo el mundo, nos peleamos pero a los 2 minutos ya estamos hablando y haciendo nuestras tonterias. Que lindo post..
Te luces ah!
Bendiciones
Bye

Bego dijo...

Feliz Año para ti tambien. Que todo lo que te propongas lo logres, siempre y cuando lo hagas con el corazón.
Lindo post, gracias a Dios yo tambien tengo la suerte de tener un hermano mayor y se lo grandioso que es tenerlo. Como se suele decir, la familia siempre estara ahi en las buenas y malas. cuidate.

JOSE dijo...

Ñato, siempre seras para mi el hermanito que tengo que cuidar, aunque compartamos poco tiempo por diferente motivos, saco provecho al maximo y sigo jugando contigo como cuando tenias 5 años, y cada vez que llego del trabajo le digo a mi mamá, "Mamá y el Ñato" y me responde "no, todavia no llega del trabajo"; gracias a Dios, que llegaste tú; estoy orgulloso de tu talento para escribir, pero muy pronto tus memorias tendran un nuevo giro, todo lo maravilloso que es el amor, lo volveras a sentir, y te nacera nuevamente esa fuerza incondicional que le pones a una relacion seria; en ese momento sere el hermano más feliz del mundo, te quiero mucho y siempre estare contigo, sigamos disfruntando de la vida, juntos, teniendo presente los valores que nuestros padres nos han enseñado.
Te quiero mucho hermanito. PEPE