jueves, 13 de marzo de 2008

Leyes de la amistad

Hay ciertas reglas que debes cumplir, reglas que aunque no te las dicen ni las tienes escritas, se reproducen tácitamente en tu mente y que por más al límite que estés no debes transgredir.
En mi mente hay reglas tácitas que si bien son mías, creo que muchos de mis amigos comparten y también las hacen suyas.

1. Nunca con la hermana de un amigo
2. No enredarse con las ex de tus amigos.
3. No desearás a la mujer de tu amigo


Estos son algunas de las reglas que vienen a mi mente. Puede que alguna de estas tenga modificatorias de acuerdo a la situación, pero se deben cumplir.

La primera y muy importante es no ver a la hermana de tu prójimo más cercano como mujer, porque puedes romper la relación que has sembrado por años y se cambiaría el abrazo de hermano por el de cuñado amargado. El amigo no puede verte como alguien de su familia, porque como es tu amigo sabe cada detalle de tu vida, cada movida impropia, cada pendejadita que hiciste junto a él, y piensa y le da vueltas a la cabeza que eso mismo podrías hacerle a su hermanita y le revienta que puedes intentar algo con ella. Nunca vi a las hermanas de mis amigos, que si bien algunas son muy simpáticas y las fastidiamos a más no poder, no hubo un coqueteo oficial ni un afán con todas las de ley.

El segundo, pero no menos importante, es un enredo tremendo, si bien la chica a la que le pones el ojo ya no tiene ninguna relación, forma parte del pasado de tu amigo, pasado doloso, en donde él te dijo que aún la recordaba y tú lo apoyabas para que deje ir su recuerdo. Luego de muchos años te la cruzas y da la casualidad que tienen una química extraña. Te pones entra la espada y la pared, la imagen de ella parece llamarte y sus curvas sinuosas parecen enloquecerte, mientras la culpabilidad de estar con ella te hace ver el rostro de tu amigo en el aire de la noche con una mirada de pocos amigos.

Caí en ese dilema en algún momento, la vi después de muchos años y me miraba haciendo revivir en mí esos gusto juveniles que siempre tuve hacia ella, en esas épocas ella era enamorada de mi amigo, pero ya en este tiempo estaba tan libre como mexicano después de cruzar el rio, tan libre como cubano en USA. De verdad quería estar a solas con ella como no lo hice en mi pasado colegial, pero el pasado de mi amigo y ella pudo sortear esos deseos y opté por dejar pasar el momento. Si bien ahí no hice nada, debo confesar que en otro tiempo infringí esa ley, la infringí, la viole fragantemente, si bien el recuerdo y remordimiento de las primeras veces estuvieron presentes, se diluyeron con el tiempo. Si bien no era el amigo cercano de toda la vida, eso no quita la amistad que hubo, y no puedo dejar de considerar una falta de la cual no me arrepiento.

Tercero y último, pero con unos grados mayores de importancia, nunca debes desear a la enamorada o a la chica que esta saliendo con tu amigo, por más guapa que este no debes hacerlo. Que en tu mente retumba la siguiente frase, la chica de tu amigo tiene bigotes. Hay situaciones que se vuelven incontrolables en los que se que se apoderan de tí. la noche, el ambiente disco, la chica que viene hacia tí y la imagen de tu buen amigo se diluye. Noche en que te dejas llevar sin importar el día siguiente. Luego cuando ves el sol posarse en tu rostro te das cuenta la estupidez tan grande que hiciste y te arrepientes de todo, de la noche, el ambiente disco, la chica que vino hacia tí, chica prohibida a la cual ahora miras de otro modo al igual que tu amigo.

Pude vivir esto del otro lado, la otra cara de la moneda, cuando estando con mi amigo y ella matando esa noche llena de diversión y full tragos, yo acostado en su regazo dándole besos que se diluían cuando la luz de la mañana me vencían y con mi amigo como mi acompañante de primera fila deje llevarme por el sueño, me dormir junto a ella, acariciando sus manos y su cuerpo, dejándome seducir por ese suave acariciar de mis cabellos y mi rostro, era todo perfecto.

A los dos días mi amigo me contó lo sucedido después que mi ojo izquierdo se cerró irremediablemente y caí en un profundo sueño. Él saltó de la primera fila para inmiscuirse en la tarima y en la obra teatral que yo había formado junto a ella, seducido por lo avanzado de la noche y por mi poco sentido de la realidad la besó sin remedio y sin medir esas consecuencias que de seguro les fueron carcomiendo el cerebro esos días, tanto así como para tenerlo parado frente a mí contándome lo sucedido.

Me desilusioné un tanto de ella, pero no era nadie para reclamarle ni decirle que me había fastidiado, ella era libre de hacer lo que quería, una libertad que ambos nos habíamos proporcionado, pero hay libertades que tienen limites y hacer eso creo que hubiera sido uno de los míos. No sucumbí en la tristeza ni nada por el estilo, solo dejé ir ese pasaje diciéndome que son cosas que irremediablemente pasan sólo en este mundo. Los días siguientes no pude dejar de verla, pero sólo podía verla como mi presente, un presente bello y hermoso, seductor y atractivo, pero sin acercarse a un futuro. Mi amigo sigue siendo mi amigo, pero quizás el recelo de esa noche seguirá y la confianza abundante no creo que sigan siendo la misma.

5 comentarios:

Franco dijo...

Me dolieron esas leyes. Yo merezco ir a la carcel por romperlas.

Julio Cesar dijo...

uyuyuy.. zarta de infractores de leyes... los 3!, ninguno de ustedes (nosotros) irá al cielo,... :)

la cobertura de chocolate va encima de la chica...

el fugitivo dijo...

Asu mare

el fugitivo dijo...

Si pe la cagó!!!
Que on!!!

AnG3LiTa dijo...

ha pues creo k con los hermanos de mis amigas , puede ser no ?? porke no ??

eso sii no me gusta cojerr lo k mi amiga ya cojio es algo bien feoo !! no me gusta ser plato de segunda mesaa !!

creo k tngo mejor cabeza k todoz ustdez bola de webones :P .. ( los k opinaron claro xD