lunes, 23 de julio de 2007

Las LLaves I

La primera vez no resultó, porque aunque no lo crean, sí, hicimos esta gran travesura dos veces. La primera por falta de cálculo y de no pensar con detenimiento el plan, Guillermo (conserje eterno de mi colegio) saco rápidamente el pedazo de llave que rompimos en la chapa, y el objetivo de estar varias horas sin clase no se completó.
En realidad, yo no fui parte de este hecho, tome la decisión de no participar esta vez y creo que de alguna u otra manera tome la decisión mas adecuada.

Ya no había nadie en el colegio, bordeaban las siete de la noche y ocho amigos decidieron hacerlo. Uno se quedó de campana, para que nadie se enterara de quien estaba haciendo esta travesura y los demás iban rompiendo las llaves dentro de las chapas de cada salón.
A diferencia de la primera vez, la maquiavélica mente de mi amigo planeó con detenimiento como romper las llaves para que nuestro flacuchento conserje no pueda retirarlas rápidamente. Primero introducía una pequeña porción de la llave y la rompía, luego con otra llave empujaba esa pequeña porción hasta el fondo y rompía la segunda llave, de esa manera el primer pedazo podía ser sacado, pero el pequeño pedazo que se encontraba al fondo, nadie, ni siquiera EL CERRAJERO de Matrix iba poder sacarla y menos abrir la puerta.

Yo me encontraba en biblioteca, sacando algunas copias y mientras la luz de la fotocopiadora iba de un lado a otro, sacando textos para un curso, ellos iban rompiendo llaves a todos los salones de secundaria, desde primero hasta quinto de secundaria.
Aún no me explico el porqué de ello, creo que fue un medio de expresar que queríamos más libertad y de que en algún bimestre tengamos la nota de conducta que tenían alumnos de otros colegios, que también hacían palomilladas (no tan maleadas como nosotros) pero que sus notas no bajaban de 16, mientras que nosotros para tener un 11, teníamos que ser algo parecido a Gandhi.
Y otro punto que podría explicar este desastre, es que teníamos examen de Química curso odiado por todos y queríamos perderlo como de lugar, a mi parecer fue algo más que ese examen, pero la excusa ya estaba.

Las chapas ya estaban muy bien taponeadas con las llaves rotas y con cautela todos fuimos dejando todo listo para el día siguiente. Debido a que era una misión arriesgada, pusimos un campana (como les dije) para que vigilara que nadie nos viera haciendo tremenda delincuencia, porque una cosa es una travesurita como tirar papeles y otra es atentar contra la infraestructura del colegio y ni siquiera mi colegio era grande como para ir a otros salones, solo eran 5 salones los cuales ya no podrían abrirse.
Nuestro campana dejo certificado que nadie, absolutamente nadie nos había visto y que todo fue realizado con la clandestinidad del caso.

A la mañana siguiente estábamos esperando los desenlaces de lo acontecido el día anterior. La rutina de todos los días seguía, mientras caía una pequeña garúa, todos conversaban con su grupo, hasta que un amigo del salón que era el encargado de abrir las puertas de los salones, empieza a hacer su faena y se da con la sorpresa que ninguna llave entra. Raudamente va a informarle al padre Director y vimos como entraba con una cara de piedra, visiblemente enfadado por esa nueva palomillada de tercero. Obviamente aun no sabía quien había ocasionado tal barbaridad, pero les aseguro que ya nos señalaba como responsables.

Y mientras formábamos bajo esa garúa y el frio limeño, vimos a Guillermo correr de un lado a otro sacando sus herramientas y tratando de hacer lo que hizo la primera vez, pero no contaba que dentro de la chapa había dos pedazos de llaves así que se hacía imposible sacarlas. Solución, romper las ventanas y abrir las puerta desde adentro.

Todos los alumnos morían de frio, mientras que trataban por todos los medios de abrir las puertas. A nosotros el padre, visiblemente muy molesto, grito con esa voz que lo escuchaban cinco manzanas alrededor 3ero de Secundaria al auditorio. Nos dirigimos al auditorio y sentados como podíamos, y teniendo a las sillas metálicas fungiendo de mesa, dimos el examen de Química.

Luego de más de una hora abrieron todas las puertas, el padre comenzaría su búsqueda de responsables.

No se como supo que éramos nosotros, creo que los demás salones eran más tranquilos o nos vio con cara de aterrorizados porque nuestra permanencia en el colegio pendía de un hilo. Recuerdo las manos en las cabezas tratando de dar una explicación a los hechos, y también las risas burlonas, viendo como el portero con su cuerpo delgaducho tratando de entrar por la ventana. Fue todo una faena que cumplieron con éxito, pero nadie le quitó a este mi amigo, el cerebro de la operación, ver realizada su obra maestra. Los demás también sentían satisfacción pero lo peor vino después.

Todo el colegio ya estaba enterado de lo que habíamos hecho, mi tutor, que por ese entonces era R, un pata muy buena onda, al cual seguimos frecuentando y apreciando a pesar del paso del tiempo; nos venía prometiendo un campamento como promoción, algo que nunca habíamos hecho y que nos ilusionaba. Justo ese día él llegaba contento porque ya había conseguido la aprobación de la directora de estudios para dicho evento. Cuando puso un pie en el colegio inmediatamente el director lo mandó a llamar. Sus palabras fueron:

- Puta ahora que hicieron

Luego comenzó la conversación con el director

- Si J, que deseas.
- TE VAS OLVIDANDO DE ESE CAMPAMENTO QUE QUERÍAS HACER, MIRA LO QUE HAN HECHO TUS ALUMNOS. (Muy amargo)

R no atinó a decir nada, más que quedarse callado mientras el padre Director soltaba toda su dinamita contra nuestro salón.
Se acabó campamento y cualquier otro privilegio para nosotros y venga ese 05 en conducta para todo el salón.

Obviamente todo el colegio se entero lo que hicimos, esto llego a oido de todos los profesores de secundaria, padres de familia de otros salones, profesoras de primaria, a alumnos de primaria y también la noticia se dio maña para salir de las cuatro paredes del colegio y dirigirse al recordado colegio de mujeres Patrocinio de San Jose. Mi colegio con el patrocinio mantiene una relación extraña, siempre tiene que salir una parejita amorosa de esa combinación, ahí estudió la primera chica de la que me enamoré mucho y ahora cuando la veo me hace recordar esa época en donde todo era mas fácil y el amar era mas puro, ya tendré un espacio para ella.

Mismo película de El Padrino, todos empezaron a ser llamados a la dirección.
... (Continuará)

No hay comentarios: