lunes, 28 de abril de 2008

Pequeño angelito

Si, ya se que no voy a tu casa tan seguido ni te veo tanto como quisiera, como para entablar esas conversaciones que son tan entretenidas contigo, ni ver las primeras sonrisas que nacen de tu rostro, pero cuando logro pasar un tiempo contigo es excepcional, cuando me miras fijamente y no mueves tu mirada de mis ojos tratando de entender quien soy, tratando de recordarme y yo tontamente imagino que me recuerdas cuando de repente aprietas mi dedo con tu pequeña mano y mueves tus piececitos con mucha fuerza. Me es muy gracioso verte tirado en la cama, mirando a todos lados y moviendo tus bracitos y piernecitas, mientras que nosotros te miramos con una sonrisa, sonrisa que hace tiempo necesitábamos, esos llantos que hacían falta en mi casa y ese ambiente que solo puedes darlo tu. Desde siempre esperé por ti y aún espero pasar momentos especiales contigo, ser cómplices de muchos juegos y travesuras, porque sé que cuando esté contigo me convertiré otra vez en un niño. Te quiero mucho Diego, eres el mejor sobrino.

3 comentarios:

Chio dijo...

si es así con tu sobrino, imaginate cuando tengas un nene propio.. lindo el post!

Ornella Paz Ruiz dijo...

llore! :$ lindo post enano.. q diga, raulito! ^^ Muak!

EmPapeLada dijo...

Un bebe siempre trae ternura y nuevas esperanzas a las vidas de quienes lo rodean, y desde luego, dolores de cabeza y noches sin dormir al padre y a la madre del niño (sobre todo a esta última).

Pero igual, ojalá Dieguito pueda algún día leer este post y saber que tiene un tío que lo quiere muchísimo desde que nació =D

Saludos!